Nuestro almacén central, de reciente construcción, cuenta con máquinas de última generación que facilitan la selección y envasado por calibre, color y dureza.  

 

 

En menos de una hora, la fruta pasa del árbol a la central, donde gracias al hidrocooling consigue la temperatura óptima para ser envasada y llegar en las mejores condiciones a su destino.